en ,

La ansiedad un laberinto de tristeza y desolación

La mente es exrtaña por muchos motivos, ya se sabe… Pero que nos obliga a actuar y sentir de una manera que hasta algún punto controlarse así mismos nunca se hizo más difícil; es un arte conseguir reponerse después del cansancio se cuenta que, aunque hayamos sobrevivido pesa la vergüenza de la cobardía. Tememos y es humano hacerlo, pero temer de nosotros mismos por cosas que no podemos incluso prever, que no son reales yo lo hace distinto; lo hace peor. Un círculo por el que transitamos a tientas sin saber que podemos influir sobre el camino. Mil veces nos alejamos de la salida caminando en esa dirección. Debemos entrenar nuestra mente como Teseo lo hizo. EL minotauro     lA FALTA DE EJERCITACIÓN DEL : CEREBRO PRIMITIVO       sENTIR UNA SITUACIÓN DE PELIGRO NO ES NECESARIAMENTE CORRECTO, APELAR     ENERGÍA VIOLENTA EMOCIONAL: LA ENERGÍA EMOCIONAL: MUÉSTRAME CÓMO ME HACES MÁS DAÑO Y DAME CON TODO LO QUE TENGAS. LA ANSIEDAD PASA, DAME MÁS Y ENFRÉNTALO. LA RESPUESTA ADECUADA A ESTE MOMENTO ES         COMENZAR A PLANEAR: EJERCITANDO LA CORTEZA PREFRONTAL Una cosa es el miedo e incluso sobreponiéndonos cuando ese pequeño vaho aún queda, la actividad de la corteza.   Conquista el impulso planeando:   Cuando se ha activado el cerebro limbico no está la amígdala y se le ordena a huir y reaccionamos y parecemos un animal asustado a correr y correr sin solución al problema. EN el momento de que nos plantamos frente, voy a pelear. se gana terreno y territorio porque me encuentro corrigiendo el impulso de la amigdala entrenándola para pelear y conquistar territorio. La corteza prefrontal es la que razona y nosotros en lugar de usar esta parte evolucionada para responder la usamos para   el miedo irracional y el miedo racional. Nuestra amígdala es la responsable de aquellos episodios que a muchos de nuestros antepasados les salvó el pellejo ante alguna impronta real: un animal, la caza, correr…   la corteza prefrontal se encuentra en lo conocido como lóbulo frontal, esta se encuentra se encuentra implicada en una variedad de conductas, entre las que se encuentra la del planeamiento, cuando nos encontramos maquinando, pensando y viendo los planes acerca de algo, es la corteza prefrontal la encargada de ello. Esta corteza ha contribuido al desarrollo de lo que llamamos la personalidad, el sentimiento de ser individuo de pensar de esta manera, de actuar de esta manera. Aun cuando ya haya pasado el ataque de pánico, queda siempre expectante o la sensación de miedo que es pasajero en donde a medias nos reconciliamos con nosotros mismos; o bien, quedan estas palabras e imágenes sueltas que pueden volver a producir las sensaciones de ahogo junto al miedo de muerte, pensamientos recurrentes de muerte continua atormentandono .   El cerebro busca cuidarnos l

Escrito por Nuevo Gigante

Somos una comunidad proactiva dedicada al crecimiento y desarrollo personal y profesional. Nos dedicamos a mejorar integralmente lo que somos por medio de lo que pensamos y hacemos. Bienvenidxs.

¿Qué piensas?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Las revelaciones emergen desde la rebeldía: primero hago, luego pienso… y desenredo el nudo

¿Cómo funciona nuestra memoria? El acto creativo de nuestros recuerdos