en ,

AngryAngry CryCry OMGOMG WTFWTF

El síndrome del Burn-out o desgaste laboral: te decimos qué es y te damos 5 claves para detectarlo a tiempo

El estrés nos mantiene sumidos en un profundo estrés que sólo nos recuerda ser productivos, pero esto pasa la cuenta: El Burn-Out es un síndrome que vale tener en cuenta por tu bien y el de los tuyos.

Una gran persona atrae a grandes personas y sabe cómo mantenerlas juntas.
Johann Wolfgang von Goethe
(1749-1832) Poeta, Novelista y Científico alemán

Se denomina síndrome de burn-out al agotamiento laboral profesional, llamado también «síndrome del quemado» debido a su semejanza con el estar sobresaturado. Este síndrome puede llegar a tener consecuencias desastrosas en quien lo padece tanto a nivel físico, psicológico y emocional. De ahí la necesidad de identificarlo a tiempo para prevenirlo o tratarlo. ¿Te has sentido estresado o estresada al punto de no querer ni ir al trabajo? ¿Has sentido cómo tus fuerzas se acaban? o aún peor ¿Has llegado a sentir que explotarás en cualquier momento? Si has respondido con un SÍ a alguna de estas, posiblemente tengas estrés. A continuación te diremos cómo detectar el síndrome del burn-out. Aún estás a tiempo. Sigue leyendo…

El origen del término burn-out

La sabiduría consiste no sólo en ver lo que tienes ante tí, sino en prever lo que va a venir.
Terencio
(185 ac.-159 ac.) Comediógrafo latino

El nombre de este síndrome que hace alusión a un cuadro de extremo estrés con serias repercusiones en la persona fue introducido en el año 1969 a raíz del comportamiento presentado por oficiales de policia. Estos cuadros de estrés severos acompañados de ansiedad, insomnio, depresión y fatiga originaron que en 1974 el psicólogo estadounidense, Herbert Freudenberger acuñara cmo síndrome. Posteriormente las psicólogas de la misma nacionalidad, Christina Maslach y S. Jackson entendieran que el burnout aparentemente «pareciera ser una respuesta a los estresores interpersonales en el ambiente laboral, donde el exceso de contacto con los individuos receptores de servicios, produce cambios negativos en las actitudes y en las conductas hacia estas personas». (Leiter y Maslach, 1988). (dejamos el link por si deseas consultarlo)

Lo problemático de este síndrome no es tan sólo su impacto en nuestro quehacer laboral, sino que sus consecuencias se ramifican a los diversos ámbitos de nuestra vida. Un estudio reciente muestra que en los últimos 12 meses se han incrementado las búsquedas sobre el «estrés» en Sudamérica. Si bien, el estrés, el cual entendemos como un sentimiento de alerta en el cual el tiempo y la mente se encuentra en tensión debido a este flujo de ansiedad constante, se ha acrecentado a raíz de la pandemia del Covid-19, debemos intentar mantenerlo a raya o al menos paliar sus repercusiones realizando actividades que nos relajen y conecten con nosotros mismos.

El burnout y sus afecciones: nosotros, el resto

Como es de esperar, este sídrome no sólo afecta a quien lo padece sino a su entorno. En el plano individual el estrés crónico y exacerbado del cual el burn-out se nutre perjudica incluso el autoconcepto que una persona pueda tener de sí misma, arraigando problemas de insatisfacción que generan más tarde depresión y ansiedad. Jornadas extenuantes de trabajo, sumándose la incertidumbre e inestabilidad laboral en un terreno en el cual muchas veces los superiores y directivos destacan más los errores que los aciertos no valorando el trabajo realizado. Estos aspectos traen consigo la patente disminución de los tiempos libres y conciliación que podemos realizar de nuestra vida familiar. Todo esto quita tiempo y energía que podemos destinar hacia nosotros mismos y hacia las personas que queremos.

Causas del Síndrome del Burnout: Identificando el problema

Hay una diferencia entre ser un líder y ser un jefe. Los dos se basan en la autoridad. Un jefe demanda obediencia ciega; un líder se gana su autoridad a través de conocimiento y confianza.
Klaus Balkenhol
(1939-) Campeón ecuestre olímpico alemán

Dentro de las causas más comunes que nos permite identificar este síndrome y por lo tanto prevenirlo o tratarlo, se encuentran las siguientes: 

1.- El grado de responsabilidad

Es claro que si alguien cuenta con un alto grado de responsabilidad se someta a un estrés distinto al de otra persona. Si dicha persona debe rendir cuentas a sus superiores de manera constante: acudiendo a reuniones, realizando informes o quizá teniendo personas a su cargo, es muy probable que en el transcurso pueda sentirse realmente sobrepasado o nervioso por sus labores cotidianas. En el caso de una persona que realiza un emprendimiento; es decir, que intenta destinar toda sus esperanzas y energías en la implementación de un negocio propio, si no deja tiempo fuera para relajarse y buscar formas de entretención, en algún momento eso pasará factura. La clave siempre estará en balancear las actividades.

2.- Trabajo y trabajo... y más trabajo

Este punto tiene mucho del anterior, puesto que si se nos delega un cúmulo de tareas que no es posible que podamos realizar, al tiempo que estas nos las pidan con urgencia es cosa de tiempo que el estrés toque a nuestra puerta. Sin duda en muchos trabajos reina la frase del «lo quería para ayer», la clave también se encuentra en no dejar para más tarde un trabajo que bien pudiese ser realizado en el momento o en la proximidad. Lo que sí, es siempre importante, con respeto y visión, hacerle saber a tu superior si necesitas más plazo o si quizá ya tienes mucho trabajo encima que pueda ser delegado a otra persona. Un buen líder no debería porqué tener problema con esto…

3.- ¿Cuánto sabes acerca de lo que haces?

En ciertas instancias cuando entras a un trabajo nuevo o cuando te delegan una tarea que no dominas, puede acometer una sensación de soledad o incapacidad haciendo que te frustres en el camino, incluso no habiendo empezado siquiera. El conocimiento que tengamos sobre el área de trabajo que debamos realizar es una llave que puede bloquearnos por completo o percibir nuestro trabajo como valioso y hacer de nuestra posición en la empresa, compañia o institución como correcta. El conocimiento es poder y si no cuentas con el conocimiento mínimo para desarrollar tu propia técnica, eso irá en desmedro de lo que pienses de ti y de la tarea que debas llevar acabo.

4.- ¿Te apasiona lo que haces o sólo lo reproduces?

Muchas de las tareas monótonas y/o repetitivas vuelcan un sentimiento de abandono y aburrimiento. Tareas rutinarias en las cuales «debes hacer día tras día lo mismo» hace que tanto tu concentración como las ganas que le pones a lo que haces decaiga considerablemente. Es cierto que hay puestos de trabajos en los cuales no puedes librarte de ello; sin embargo, siempre tienes que pensar y visualizar en perspectiva lo que haces y porqué lo haces. Muchas de estas labores que se sienten indirectamente como «labores menores» crean sentimientos de desgano y tristeza. No olvides que cada cosa que hacemos por más mínima que parezca forma parte de un ecosistema mayor. 

5.- Dime con quién andas y te diré cómo te sientes

A menos que seas tu propio o propia jefa y no dependas de nadie (y aún así) no sería el caso. Pero entendamos que las relaciones laborales son importantes para resguardar nuestra integridad psicológica y emocional al interior de un trabajo. Teniendo claro esto: aléjate de las personas que busquen hacer tu jornada laboral más estresante de lo que ya es; intenta relacionarte con personas optimistas que compartan algún gusto o interés. Verás cómo aún el trabajo más pesado, se aliviana. No regales energía valiosa a personas que sólo buscan cargarte más. 

6.- El dinero es siempre un problema

La remuneración que recibimos, así como los incentivos económicos que percibimos, evidentemente hacen la diferencia al final del día con respecto a lo que hacemos y cómo nos sentimos; aún más cuando detrás de nosotros tenemos a una familia. No se trabaja gratis ni para recibir migajas, ya que el fruto del trabajo debería ser siempre la estabilidad. Trabajar para vivir que, vivir para trabajar nunca serán lo mismo. Esto implica que trabajemos en un marco de realización laboral y personal que propicie un entorno competitivo para con nosotros mismos en donde podamos aspirar a una promoción o desarrollo profesional. Si en lugar de ello, estamos constantemente impedidos, es momento de evaluar nuestras circunstancias. Esto da para un artículo por si solo (o para una seguidilla de artículos) pero lo claro es que si algo no nos llena para nada, pero sobre todo, no nos rentabiliza como debiera, tenemos que buscar vías alternativas o de plano cambiar de trabajo. Si bien siempre existe el miedo, piensa ¿sólo por «estabilidad» debieras quedarte en un trabajo que odias, te estresa y enferma y no te da el sustento económica que debiera, sólo por miedo al cambio?

Un enemigo silente, pero no muy desconocido

Nuestra crítica consiste en reprochar a los demás el no tener las cualidades que nosotros creemos tener.
Jules Renard
(1864-1910) Escritor y dramaturgo francés

Volviendo al escenario de la oficina: Álvaro se siente con la potestad de criticar a sus compañeros en sus puestos de trabajo cuando lo cree conveniente, pero eso ocasionará el cansancio y enemistad del equipo, asimismo, repercutirá en su seguridad. Posiblemente Álvaro haga esto velando por un buen desempeño queriendo ser de ayuda, no obstante, estas recurrentes acciones sumadas a su agresividad para manifestarlas minarán la imagen que los demás tienen de él. 

¿A quién le gusta que venga alguien a señalar tus defectos o descuidos? A nadie, verdad, incluso cuando estos sean evidentes. El problema surge cuando se transforma al otro en objeto de críticas desde un tono provocativo y agresivo; esto, suscita en el receptor emociones profundas, incluso emociones pasadas que se traen al presente, gratuitamente y de las cuales nadie se hará cargo luego.
Una crítica es siempre una crítica finalmente, pero el modo en cómo lo haces notar es lo que fomenta la recepción o exclusión de la idea.

Muchas veces el problema no se centra en la atención en sí misma, sino más bien, en el «tipo de atención» que nos regalamos. Esa atención atiende a ser un cuestionamiento reiterado de nosotros mismos que enjuicia dolorosamente los hechos ocurridos en el pasado o hechos que aún no ocurren. Adelantarnos de esa manera hace que nos propinemos sufrimiento gratuito que sólo deviene en aislamiento, falta de autoestima y desconocimiento propio. Por medio de la meditación alejamos estas infructuosas divagaciones que sólo desgastan nuestras energías y menoscaban nuestro estado de ánimo. Comprendemos de esta manera  los beneficios de sumergirnos en la realidad presente, contemplando a la experiencia como fuente válida de conocimiento y cambio innovador en nosotros mismos. Estás en tu derecho a señalar un problema a alguien siempre y cuando tengas la solución o al menos la disposición a buscar posibles soluciones.

Una crítica es constructiva en la medida en que aportas perspectiva al problema que señalas, si sólo señalas el problema sin una posible solución, lo mejor sería no haber dicho nada.

Las reiteradas intervenciones de Álvaro crearán un punto álgido en la relación que tienen para con él. Álvaro ya es percibido como una amenaza patente para el bienestar laboral de todos. Si no es capaz de pensar en una posible solución al problema, por más que sus intenciones y visiones al respecto sean oportunas, estas no serán de ayuda. También porque no se sabrá con certeza si la intención es ayudar a sus compañeros, quedar bien con el jefe o sólo buscar problemas

¿A quién le gusta que venga alguien a señalar tus defectos o descuidos? A nadie, verdad, incluso cuando estos sean evidentes. El problema surge cuando se transforma al otro en objeto de críticas desde un tono provocativo y agresivo; esto, suscita en el receptor emociones profundas, incluso emociones pasadas que se traen al presente, gratuitamente y de las cuales nadie se hará cargo luego.
Una crítica es siempre una crítica finalmente, pero el modo en cómo lo haces notar es lo que fomenta la recepción o exclusión de la idea.

Muchas veces el problema no se centra en la atención en sí misma, sino más bien, en el «tipo de atención» que nos regalamos. Esa atención atiende a ser un cuestionamiento reiterado de nosotros mismos que enjuicia dolorosamente los hechos ocurridos en el pasado o hechos que aún no ocurren. Adelantarnos de esa manera hace que nos propinemos sufrimiento gratuito que sólo deviene en aislamiento, falta de autoestima y desconocimiento propio. Por medio de la meditación alejamos estas infructuosas divagaciones que sólo desgastan nuestras energías y menoscaban nuestro estado de ánimo. Comprendemos de esta manera  los beneficios de sumergirnos en la realidad presente, contemplando a la experiencia como fuente válida de conocimiento y cambio innovador en nosotros mismos. Estás en tu derecho a señalar un problema a alguien siempre y cuando tengas la solución o al menos la disposición a buscar posibles soluciones.

Prevención temprana y cuidados

Para el hombre prudente es más fácil prevenir que remediar.
Baltasar Gracián
(1601-1658) Escritor del siglo de oro español

Bien, ya sabemos la historia y los posibles inconvenientes que (más temprano que tarde) ocasionarán al grupo humano que conforma la empresa, pero ¿y qué hay del jefe de sección? El líder debe contra todo resguardar la integridad y seguridad de quienes lo rodean. Esto es un deber y debería ser lógico. Pero a veces no lo es… Si el jefe de sección aplaude o deja pasar las imitaciones y burlas que realiza Álvaro, sencillamente perderá toda credibilidad y, ¡para qué hablar de confianza o cercanía con los demás!
Un líder debe educar con su ejemplo, porque un líder está para sacar lo mejor de quienes le rodean. De esa manera todos terminarán beneficiados.

No basta únicamente que un líder sea alguien que pueda anticiparse a los hechos, prever las contingencias y resolverlas a tiempo si no es capaz de hacerlo con rectitud y amabilidad sacando lo mejor del equipo que lidera. Te dejamos a continuación un artículo que podrá brindarte claridad en cuanto al valor humano que debe residir en el líder. 

Educar en la entrega y devoción alivianando la carga de los demás garantiza cualquier aprendizaje. Un mal líder culpa a los integrantes de su equipo si algo no resulta. Esta justificación común tiende, en mucha medida, a ser en extremo simplista, casi infantil.

Un líder que no es capaz de ir “dos” pasos adelante es negligente, perezoso e insensible. Aún peor si, estando en conocimiento de lo que ocurre, no hace nada bajándole el perfil a las desavenencias tildándolas de pequeñeces normales entre compañeros.
Teniendo ese pensamiento no pasará mucho para que llegado el día en que menos lo espere el barco se hunda frente a sus narices.
Palabras claves: urgencia, proactividad, comprensión y criterio.
Muchos jefes temen a hablar estos temas por falta de carácter.

Ahora, si el jefe de sección no es capaz de frenar a tiempo estas dificultades ocasionará una ruptura irreversible en todo el equipo. La visión del líder para avizorar el futuro de eventuales problemas descansa en la observación, puesto que muchos problemas se yacen solapados en la profundidad. Basta sólo que, en algún momento, sin darse cuenta emerja todo a la superficie y “de tanto va el cántaro a la fuente que se rompe”. Si el jefe se queda de brazos cruzado esperando la explosión, la fractura será extensiva agrietando a todos los miembros del equipo hasta un punto de no retorno. 

¿Qué hacer?

Nos damos cuenta que esperar no es la respuesta. El tiempo en estos asuntos no es un buen consejero, ya que sólo acrecentará el problema existente y dará pie para otros poniendo de manifiesto la negligencia perjudicando la confianza y cercanía con los demás (incluso dando pie hasta para una demanda por hostigamiento si es el caso) haciendo una grieta aún más grande y profunda que sanar.

No deseo sentir esto: pero, ¡sorpresa! ya lo siento

Algunas veces sólo es necesario mover un dedo para reparar un dique.
Juan José Millás
(1946-) Escritor y periodista español

El jefe de sección debe pasar más tiempo con todo el equipo a fin de observar con precisión la dinámica natural que se da entre los compañeros.
La teoría es una cosa, pero en la marcha la teoría suele quedarse corta.

Sin que parezca que se está “llamando a terreno”, porque esta frase guarda en sí misma una connotación negativa. El espíritu de esta interacción no debe parecer (ni tampoco ser si no es el caso) una llamada de atención que parezca regaño o amonestación, sino todo lo contrario, debe poder realizarse en un clima distendido y que resulte fructíferoPara esto, es esencial ser discreto. No hay necesidad de que todos sepan cuando se habla con alguien en privado. Es frecuente en muchos jefes usar este recurso a vista y presencia de los demás queriendo ostentar su posición con tal de generar respeto. Lo único que se saca de ello es producir inseguridad, incertidumbre y ansiedad por quién habrá de ser el siguiente.

Este punto es decisivo (quizá el más importante y que más tiende a dejarse de lado)
Un líder debe siempre hacer notar la importancia del trabajo o labor que realiza cada miembro. Todos los miembros son piezas que conforman la máquina y cada pieza es imprescindible para su funcionamiento. Un buen líder es quien logra hacer sentir idóneo a cada quien sin importar el rol que realice. Un buen líder es quien provee de seguridad a los demás alentando de manera individual y grupal. Todos deberíamos sentir que somos útiles en lo que hacemos, que realizamos algo importante. Si esto escasea es muy probable que repercuta en el nivel de satisfacción.
A todos nos gusta recibir cumplidos de vez en cuando y mucho mejor aún si estos tienen razón de ser porque reforzará la idea y compromiso que tenemos con aquello que hacemos con esmero. Esto es una parte fundamental que con frecuencia pareciera olvidárseles a muchos jefes.
No se debe olvidar de lo valioso que hay tras de esto pues, si tiene el tacto suficiente, será más fácil poder mostrar los puntos a mejorar.
Afianzar los vínculos comienza con crear un ambiente de valor para los empleados.

Aceptar sugerencias de cómo optimizar el trabajo en común, asimismo el trabajo individual es buscar soluciones en conjunto comprometiendo a todos en lo que hacen a diario. La motivación decae y de momentos el ánimo se vuelve esquivo. Optimizar el trabajo, fijando pautas e implementando nuevas formas de realizarlo aliviana los problemas comunes y dota de frescura las labores que pueden ser mecánicas o rutinarias.

Una vez teniendo todas las cartas sobre la mesa convocar una reunión general que permita retroalimentarse, hasta descargarse. Un buen líder es quien, aunque tenga algún reparo que hacer, no somete un caso particular en una reunión general, porque para eso tuvo tiempo de resolverlo (aun medianamente) haciéndolo notar en la intimidad que genera el tercer punto. Con frecuencia hay jefes que tienden a someter al ridículo a alguno de los presentes.

Un líder debe anteponerse a las situaciones de conflicto que puedan provocar rupturas importantes en su equipo cuando menos lo espere. La comprensión, pero también la disposición a conocer a su equipo es una obligación cuando se trata de propiciar un ambiente de respeto, satisfacción personal y productividad.

No basta sólo con meter arcilla entre los bordes y pensar que por haberlo hecho el cántaro será más fuerte. El cántaro debe sustituir al anterior. Esto comienza por el líder y su visión de prever el futuro en función del presente.

Escrito por Nuevo Gigante

Somos una comunidad proactiva dedicada al crecimiento y desarrollo personal y profesional. Nos dedicamos a mejorar integralmente lo que somos por medio de lo que pensamos y hacemos. Bienvenidxs.

Comentarios

Deja un comentario
  1. Hey, It’s Mahmud here. Recently your website caught my attention while searching for similar domain names. After entering the website, It seems that your website is brand new or not complete yet. So I thought I should try to contact you by leaving a comment on your website. Because as a Freelancer, I provide WordPress-related services like Website Design & Development, Theme Customization, Speed Optimization, Website Migration, On-Page SEO Setup, Malware Removal and Virtual Assistant services to my clients.
    .
    For safety reasons, you can hire me through Upwork Marketplace using Upword Direct Contact. This is a great way to hire a freelancer, especially one you don’t know. Because It’s safe for both clients and freelancers. The biggest advantage of hiring me is that you have to pay much less than hiring a Agency. For the past 3 years, I have been providing services to various clients in our country. Currently I’m offering Freelance services to International clients. That’s why I’m trying to reach clients in various ways.
    .
    So let me know what kind of service you need. I will try my best to make you happy through the service. You can contact me by Email or Whatsapp if you want to know more details or call a meeting with me. You can also request a Free Consultation Service to find out what kind of improvements are needed for your websites. Thank you for your attention.
    .
    Kind regards,
    Mahmud Ghazni
    Professional IT Freelancer
    WhatsApp: +8801322311024
    Email: mahmud.ghazni@yahoo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Las revelaciones emergen desde la rebeldía: primero hago, luego pienso… y desenredo el nudo

La importancia del juego en el desarrollo cognitivo infantil