en , ,

CryCry LoveLove

El tormento de los celos retrospectivos: la obsesión por el pasado de tu pareja

¿El pasado de tu pareja es motivo de celos? ¿Reprochas y quizá hasta humillas a tu pareja debido a ello? A continuación te decimos qué son los celos retrospectivos y porqué deberías comenzar a superarlos.

Los celos son los hermanos del amor, como el diablo es hermano de los ángeles. 
Stanislas de Boufflers
(1738-1815) Escritor, Militar y Académico francés

Todos tenemos un pasado, de eso no hay duda, el problema radica cuando la persona que tienes al lado desearía que tu pasado no existiera. Es normal que ciertas situaciones puedan traer consigo problemas cuando el pasado se encuentra con el presente; sin embargo, recordar lo que tu pareja hacía o estar constantemente obsesionado con su historia de vida en la cual tú no aún no te encontrabas, termina siendo triste al tiempo que tóxico no dejando avanzar a la pareja y fisurando cada vez más la relación. Tristemente, esta es una tónica en muchas relaciones.

Los fantasmas que salen a tentar: el interminable reproche

El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta.
Jacinto Benavente
(1866-1954) Dramaturgo español

Los celos retrospectivos o también llamados, «celos retroactivos», son aquellos celos producidos por pensamientos obsesivos e incluso actos irracionales evocados por una sospecha de infidelidad en el mayor de los casos. Este tipo de celos no necesariamente tienen asidero. Bien podrían ser entendidos como una amenaza fantasma, pero que pueden terminar por representar una amenaza real en la pareja trayendo consigo sentimientos dolorosos de tristeza y frustración. Cuando alguien comienza a recordar figuradamente el pasado amoroso de su pareja siente una terrible sensación de abandono, esto genera en aquella persona sufrimiento y desolación, al tiempo que en la otra persona sobrevienen sentimientos de culpa y vergüenza. Algunas consecuencias que devienen de este tipo de conductos son las siguientes: 

  • Sufrimiento emocional: quienes padecen de este tipo de celos se sienten profundamente incomprendidos, terminando por interferir en su vida privada, extrapolándose a distintas áreas de la vida, incluso llegando a mermar las relaciones interpersonales. 
  • Inseguridad: Ambos en la relación sienten inseguridad a raíz de esto. Por una parte, la persona que cela siente inseguridad y rabia por no ser el único o única en la vida de la otra persona; mientras que la persona celada una vez que pasa el estado de vergüenza y culpa inicial, termina por sentir rechazo si es que los reproches van en aumento.
  • Discusiones… y más discusiones: Como es de esperar, los celos excesivos, perjudican enormemente la sana convivencia de la pareja, ocasionando una espiral de dimes y diretes que no se solucionan con una simple «disculpa».
  • Violencia física y psicológica: No es raro que la persona que se sienta «pasada a llevar/irrespetada» desee volcar su frustración y enojo por medio de ofensas y hasta golpes. 
  • Problemas Psicológicos: Estas conductas pueden generar problemas graves en una persona teniendo luego que buscar ayuda profesional. Sobre todo si esta conducta es algo recurrente con cada pareja que tiene.

¿Cuál es el origen de esta inseguridad?

Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.
Miguel de Cervantes
(1547-1616) Escritor español

Muchos especialistas concuerdan que detrás de este tipo de celos descansa una profunda inseguridad que no necesariamente tiene que ver con la persona que es celada, sino más bien, con la persona que cela. Es decir, un sentimiento de inferioridad (que puede ser sexual, estético o intelectual) mientras que también denota un sentido de pertenencia y posesividad. Es a raíz de esto que, se hace siempre necesario, desestimar e incurrir a prácticas que intenten ir en contra del pasado de la pareja, insultando o menoscabando a las personas con quien en algún momento se relacionó. La persona que posee celos retrospectivos, busca comprobar y conferirse una valía superior al resto, comparándose constántemente mientras pide explicaciones una y otra vez a su actual pareja. 

Muchos de estos problemas pueden estar fundados en la base de la experiencia, ya que si alguien te fue infiel, posiblemente desees acorazarte para que esto no te ocurra nuevamente. No obstante, los celos retrospectivos no tienen asidero real cuando la persona que cela busca información, por ejemplo, en las redes sociales de su pareja intentando «conocer» su pasado. Lo importante es siempre tener en cuenta que cada persona es única y conferirle el mismo sitial a tu pareja que a tu pareja anterior es tener necesariamente que poner en orden tus juicios de valor.

Invertir las prioridades: el pasado que sustituye al presente

La sabiduría consiste no sólo en ver lo que tienes ante tí, sino en prever lo que va a venir.
Terencio
(185 ac.-159 ac.) Comediógrafo latino

Sabemos que vivir en el pasado está mal. A diario nos encontramos con distintas alusiones a vivir en el presente para enriquecernos de la experiencia y aprovechar lo que tenemos a nuestro alrededor. Sin embargo, por más que quienes tengan conductas retrospectivas sepan esto, no por eso se hace más sencillo lidiar con estos fantasmas. Lo importante es realmente poder buscar respuestas a la relación de pareja y, asimismo, sobre la persona con la cual se está. Darse cuenta que se tiene un problema y que la decisión mutua de estar con el otro es algo invaluable. Acercarnos a las prioridades reales de nuestra relación y de nosotros mismos constituye el primer momento para dejar atrás esas prácticas tóxicas que no hacen más que intranquilizarnos y hacer sentir triste y frustrada a la persona que nos acompaña, propiciando a pasos agigantados una ruptura que pocas veces puede llegar a tener solución incluso aunque esta persona regrese. Vivir el presente es vivir lo que hacemos, pero vivir el pasado es entender que no podemos cambiarlo por más que queramos. Cada vez que nos sentimos mal por algo que ya ocurrió restamos tiempo y energía a lo que podríamos hacer para modificar el futuro. Como bien se sabe el presente es en lo único que podemos trabajar para que el futuro sea más  auspicioso. En general, entender esto hace que rectifiquemos nuestras conductas y valoremos aún más la presencia de las personas en nuestra vida.

Tú pasado nunca debe definir tu futuro, pese a cualquier pronóstico eres tu siempre quien determina cómo se ha de sobreponer a las adversidades.

¿Es posible acaso controlar los celos retrospectivos?

El amor es fuerte como la muerte; los celos son crueles como la tumba.
Salomón
(970 ac.-931 ac.) Rey de Israel

Existen multitud de citas que hablan acerca de los celos en función del amor; afirmando que quien ama no puede dejar de tener celos «si te cela, es porque te ama». Esta afirmación tiene su cuota de cierto, pero ¿hasta qué punto los celos por amor son permitibles o hasta sanos? la verdad es que los celos no son un sentimiento grato para quien los siente, incluso cuando la persona celada pueda sentirse importante o amada a raíz de esto… Socialmente se nos insta a que los celos es motivo de amor y dedicación hacia la otra persona, pero que no se confunda los celos con lo que puede ser tomado por desinterés hacia la otra persona. 

Consejos para superar los celos retrospectivos: Visualiza en perspectiva tu relación

Un cobarde es incapaz de mostrar armor; hacerlo está reservado para los valientes.
Mahatma Gandhi
(1869-1948) Abogado, Político y Activista Indú

Para poder hacerle frente a fantasmas que en realidad no existen, ya que no los conoces y tampoco deberías excavar en la vida anterior de tu pareja antes de tí; lo primero que debes hacer es reconocer cuando estás teniendo un ataque de celos. Reconocer si lo que sientes es real, será lo primero que determinará el impacto que aquello tenga sobre ti y la futura escena que harás a tu pareja. Sé valiente y recuerda que la única persona que tiene el control de lo que pueda pasar en tu relación eres tú. A continuación te damos una guía de cómo superar estos celos que, de no ponerles un límite, resentirán tu relación hasta un punto de no retorno. Sigue leyendo.

1.- Identifica la razón de los celos

Existen celos circunstanciales que se ciñen a un momento particular en el cual estos afloran: identifica debido a qué los estás sintiendo. No tienes celos a cada instante ni a cada hora; sondea, entonces, qué fue lo que los produjo en ese determinado momento y verás cómo cuestionas tu propia racionalidad o irracionalidad, así como el comportamiento que tendrás más tarde. Visualiza, pero más que todo, observa lo que sientes y busca un por qué de esa inseguridad.

2.- Ponte en el lugar de tu pareja

Definitivamente una de las cosas que nos hace distintos de los animales, es poder sentir empatía por otra persona. Ponerte en el lugar del otro hará que puedas apreciar en carne propia lo que haces sentir a esa persona que amas «o dices amar». Poner en tela de juicio y hacer sentir culpable a tu pareja es, desde ya, motivo para hacerle sentir que no valoras su compañía y, peor aún, que no confías como debieras. La clave está en que te centres en el momento presente y trates de ponerte en los zapatos de la otra persona. Si deseas, explícale a tu pareja y retírate un momento para pensar. Reflexiona con perspectiva y dale una buena sonrisa a esa persona que te aguanta incluso en tus momentos más oscuros.

3.- El problema del pasado vs el futuro

Piensa en primer lugar ¿por qué motivos estás con tu pareja? a esto súmale el hecho del ¿cómo me veo dentro de unos días, meses o años más tarde «no necesariamente con la misma pareja»? Sabemos que el presente es importante porque contibuye a cimentar el futuro y los sentimientos que más tarde tendremos frente a las situaciones, pero ¿realmente lo sabemos? En lugar de sólo planteárnoslo como una forma teórica, busca aplicarlo a tu vida en todos los ámbitos. Cultívate mientras cultivas tu relación y hazlo en tiempo presente, pensando en lo que podrás cosechar el día de mañana si haces las cosas bien hoy.

4.- La comunicación es la madre de todo

Comunicarte y saber cómo hacerlo es tanto o igual de importante que aprender a conectarte con tu pareja. La comunicación es un proceso de aprendizaje que nos faculta para poder entender al otro y hacernos entender. Es, a raíz de ello, que con mayor razón en una relación de tipo sentimental debes ser claro o clara con respecto de lo que sientes y entender también, a su vez, a los argumentos de la otra persona. Para que exista una comunicación perdurable y que vaya en beneficio de la relación lo primero es no realizar reproches o quejas. Ten el deseo de eliminar las quejas porque de antemano perjudicas la recepción de tu mensaje.

La comunicación en la pareja nos faculta el poder entender al otro y hacernos entender desde las palabras hacia los sentimientos.

Recuerda que el amor nos hace libres, por lo que no seas víctima de tus propios pensamientos. Cuando esto ocurra y ya no sepas qué hacer visualiza tu relación y el futuro de esta, piensa en el tiempo que estás perdiendo y cómo esto no ayuda en nada a hacerte sentir bien. Comunícate y con entusiasmo procura disfrutar del amor que te mereces y de lo que puedes darle a la otra persona. Recuerda que el pasado siempre acecha, pero el pasado nunca debe determinar tu futuro ni lo que sientes, sino más bien, ser un motor para conseguir tu satisfacción personal y de quienes te rodean. Ama, sé amadx y sé feliz, te lo deseamos profundamente. ¡Ánimo!

Escrito por Nuevo Gigante

Somos una comunidad proactiva dedicada al crecimiento y desarrollo personal y profesional. Nos dedicamos a mejorar integralmente lo que somos por medio de lo que pensamos y hacemos. Bienvenidxs.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Ir «dos pasos adelante para prevenir: la anticipación del líder

Ser más fuerte que el sufrimiento: La resiliencia del gigante