en ,

La balanza del criterio: la inquebrantable integridad del líder

Es cierto que la integridad por sí sola no te convertirá en un líder, pero sin integridad nunca serás uno.
Zig Ziglar
(1926-2012) Escritor, vendedor y orador motivacional estadounidense

«No hagas con los demás lo que no te gustaría que hicieran contigo» este pensamiento resulta útil no tan sólo en el plano personal, sino además, en el plano laboral. Y mucho. Porque liderar a un equipo comienza siempre con liderarse así mismo por medio del conocimiento y la humildad.

En el siguiente artículo veremos la importancia de la integridad como requisito transversal para tener un liderazgo sano y efectivo que procure el bienestar de los colaboradores. Conseguir el éxito en conjunto siempre será una tarea humana en la cual la imagen que los demás tengan de nosotros sirva de incentivo o perjuicio indistintamente de la labor que realicemos.

¿Qué es la integridad en liderazgo?

La integridad es hacer lo correcto, incluso cuando nadie está mirando.
C.S. Lewis
(1898-1963) Escritor, crítico literario y académico británico

La integridad se puede definir como «la capacidad de ser honesto y tener principios morales sólidos o rectitud moral.» Cuando se tiene integridad nuestras acciones están en sintonía con los valores, creencias y principios que afirmamos tener. 

La necesidad intrínseca de un líder debiera promover un grato y efectivo lugar de trabajo para sus colaboradores endonde todos puedan realizar sus labores con la tranquilidad de encontrarse en un ambiente idóneo para la comprensión y el aprendizaje. Aprender implica equivocarse, ya que dicha equivocación refuerza nuestra capacidad de entrega y disposición para el futuro; no obstante, si nos encontramos …La necesidad intrínseca de un líder debiera ser promover un grato y efectivo lugar de trabajo para sus coaboradores en donde todos puedan realizar sus labores con la tranquilidad de encontrarse en un ambiente idóneo para la comprensión y el aprendizaje. Aprender implica equivocarse, ya que dicha equivocación refuerza nuestra capacidad de entrega y disposición para el futuro; no obstante, si nos encontramos constantemente temerosos a realizar a dar un paso en falso, sin duda lo daremos. Existen muchos empleados y/o colaboradores que temen alguna clase de represalia por parte de sus jefes trabajando a diario ansiosos bajo una presión casi insostenible. Y, esto último, hace que sea tarea del líder el promover un espacio de discusión y cercanía con tal de sobrellevar de mejor manera los requerimientos propios de cada trabajo.

¿Qué es la gestión de liderazgo y el propósito de liderar?

Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: lo hicimos nosotros.
Lao-Tse
(siglo VI ac.-Siglo V ac.) Pensador y documentalista chino

¿Para qué se lidera y cuál es en sí mismo el propósito de esto? Todo líder debe obligadamente cuestionarse a sí mismo y cuestionar su método. La pregunta anterior hace alusión al conocimiento de «cómo» administramos a diario nuestras energías y canalizamos nuestros recurso, lo que somos y tenemos, hacia un mejor desempeño y bienestar del equipo. ¿Cuál es, entonces, el propósito o finalidad por la cual se lidera, se lidera acaso por fama o para sacar lo mejor de los demás y que todos nos podamos beneficiar de ello?

La integridad debe ser medida por la conducta y acciones realizadas y no por el cargo que se asuma. Por ejemplo, un médico no necesariamente posee integridad debido a su condición profesional aun cuando su conocimiento lo destine para hacer daño a las personas. 

El líder debe tener múltiples propósitos para liderar un equipo, entre ellos la realización eficiente del trabajo. Sin embargo, nunca deben primar las obligaciones administrativas frente a las obligaciones humanas. Su gestión comienza y termina con sus colaboradores, asimismo entendiendo que un ellos no trabajan para el líder, sino junto al líder. 

«Para qué liderar, entonces? Se lidera para encontrar y mejorar «algo». Sabemos que muchos líderes se convierten en uno a causa de las circunstancias y ese no es un problema en sí mismo, puesto que de instancias fortuitas también se pueden originar líderes emblemáticos; no obstante, el problema se encuentra y propaga en «no saber con qué propósito se lidera a los demás». Como en todas las cosas, cuando no tenemos un propósito definido, la meta se pierde, el camino se difumina y se anteponen necesidades particulares que no son de provecho. Si eres un líder y lideras por fama o reconocimiento sin privilegiar a tu equipo sacando lo mejor de cada uno de ellos y ellas… evalúa y replanteate la forma en cómo miras las cosas (en el ámbito personal) 

UN LÍDER DEBE NECESARIAMENTE COMPROMETERSE CON EL PERFECCIONAMIENTO DE SU INTEGRIDAD INDIVIDUAL POR MEDIO DE LA JUSTICIA, LA EMPATÍA Y LA ENTREGA. UN LÍDER QUE TRABAJA EN SUS DEFECTOS Y CULTIVA SUS VIRTUDES ES COSA DE TIEMPO PARA ENCONTRARSE RODEADO DE ALIADOS.

Lo primero que debería preguntarse conscienzudamente un líder es:

¿Por qué lideras?

Lideras por la fama o lideras para sacar lo mejor de los demás? Un líder debe formar a otros líderes. Un líder debe comprender que no es perfecto, pero también que su condición de líder implica que deba rozar lo más que pueda ese concepto. Un líder puede y debe equivocarse para extraer conocimiento y generar empatía, pero no puede equivocarse todo el tiempo.

El líder como espejo social

Una sola mentira destruye toda una reputación de integridad. 
Baltasar Gracián
(1601-1658) Escritor y Pensador del siglo de oro español

Un buen líder nunca dirá una cosa y hará otra. Esto es categórico.
Eso conlleva que deba moderar su templanza y criterio, ya que si un líder tiende a sentirse sobrepasado por las circunstancias y responde de manera arrebatada dejando de lado la prudencia y el retirarse para rearmar el plan, posiblemente tomará una decisión de la cual más tarde podría llegar a arrepentirse. El líder ante todo es una figura de autoridad y sin el juicio necesario su autoridad comenzará a fisurarse rápidamente. Es por esto que, ante todo y pese a todo, su imagen es vital a la hora de internalizarla como un ejemplo a seguir siendo visto como una figura que induzca a motivar, incluso hasta a aconsejar de buena fe a alguien si es necesario. En consecuencia, no resulta extraño que quienes lideran a grupos más jóvenes puedan llegar a ser vistos como figuras paternas o de contención calando profundamente en la vida personal de las personas con las cuales trabajan. Otro aspecto clave en tanto supone un ambiente grato que potencie la sana convivencia entre colaboradores es sin duda, mantener los chismes a raya. Esto en casi todos los lugares es pan de cada día, y uno muy difícil de erradicar, por cierto. Un líder bajo ningún punto puede hablar mal de un trabajador, es más, ni siquiera de otro líder. Hablar a espaldas de alguien es lo mismo que hablar mal aun cuando sea cierto lo acontecido. 

El líder debe ser una persona criteriosa que cuenta con la prudencia necesaria para no tomar decisiones que puedan ir en perjuicio de los demás. Para un líder está prohibido destruir la confianza de sus trabajadores… Un líder no puede hablar mal de sus trabajadores ni de otros líderes. Un buen líder no habla mal de los demás a sus espaldas. Una cosa es incentivar la sana competencia dentro del equipo de trabajo, por ejemplo, en el caso de un equipo de venta. Pero otra cosa es generar chismes o incentivar

Si un líder quiere que confíen en él, es él quien debe confiar primero en quienes lídera. Así como el respeto se pierde o se gana, la confianza no es muy distinta.
En palabras de Stephem Covey: «Uno de los modos más importantes de poder de manifiesto la integridad consiste en ser leales con quienes no están presentes. De esa manera construimos la confianza de los que sí lo están. Cuando uno defiende a quienes están ausentes, retiene la confianza de los presentes» (Los siete hábitos de las personas altamente efectivas)

Honestidad a prueba de balas

La integridad es decirme la verdad a mí mismo; honestidad es decir la verdad a otras personas.
Spencer Johnson
(1938-1957) Escritor y Psicólogo estadounidense

Mentir no es una elección, sino una forma de entender los problemas e incomodidades. No existe honestidad con los demás si no se es honesto con uno mismo, ya que la integridad es algo que llevamos dentro de nosotros. No existe la la honestidad con los demás si no se es honesto con uno mismo. Ser honesto como líder implica conocer, reconocer y mejorar aquellas debilidades o defectos que se pueda tener. De manera que un jefe debe ser un individuo cuya honestidad y tolerancia lo lleve a aprender nuevas cosas de los demás y de él mismo Un líder no debe ser perfecto en toda ocasión. Un líder debe SER una buena persona, esto no es negociable, pues debe posee la genuina intención de ayudar a los demás. Con respecto a esto último cabe notar que el líder no siempre se encuentra en una situación favorable con respecto a las decisiones que toma, ya que tiene la necesidad de pensar en el bien común más que en el bien individual de ciertos miembros de su equipo.

Cuando se habla de integridad necesariamente se debe hablar de criterio, y ética , ya que dichos principios facultan una sana interacción y productividad en el marco ocupacional. Ya sea por parte de quienes son liderados como por parte de quien lidera. La integridad es un punto importante para generar credibilidad, puesto que si un líder debe contar como un espejo social que refleje lo mejor de sí para los demás. 

LA INTEGRIDAD DE UN LÍDER SE MIDE EN SU OPORTUNA CAPACIDAD DE COMPROMISO Y RESOLUCIÓN. UN LÍDER SE ANTICIPA A BRINDAR SU AYUDA SI ES NECESARIO. SI BIEN SU PALABRA ES CLAVE, AÚN MÁS LO ES SU CAPACIDAD PARA CEÑIRSE A ELLA Y CUMPLIRLA.

Beneficio común ante todo...

Los líderes destacados hacen hasta lo imposible por elevar la autoestima de su personal. Si la gente cree en sí misma, es increíble lo que pueden lograr.
Sam Walton
(1918-1992) Empresario fundador de Walmart

Es criterioso tomar decisiones basadas en el bien común del equipo, pero también es justo. Este es un tema que de por sí debe tener un apartado en profundidad. Ya que es la puesta en escena de la entereza y templanza del líder así como de su sentido moral como individuo para poder discernir las diferencias entre necesidades y deseos de sus colaboradores. Recordemos el ejemplo expuesto anteriormente entre Álvaro y Valeria. Se decía de Álvaro, pese a lo grato de su presencia en la oficina, constantemente incomodaba a Valeria, así como a sus compañeros señalando sus errores con tono despectivo y mandón.
Un buen líder evaluaría la situación, miraría con distancia lo que ocurre y hablaría con Álvaro y Valeria, primero a solas, luego con los dos. Si esta forma de comportamiento continua ocurriendo masificándose hacia los demás compañeros. Sencillamente habrá que hacer algo. El bien común implica tener que tomar acción siendo lo más prudente que se pueda. Ser prudente es colocar una venda en un lugar que se encuentre frágil no esperando a que se rompa… porque puede ser muy tarde. 

Es claro que muchas decisiones que debe tomar el líder no beneficiarán a todos, posiblemente un ascenso, una disminución (siempre justificada) de sueldo, o quizás, salir cada día más tarde del trabajo para terminar una tarea atrasada. 

No se puede dejar contentos a todos, eso ocurre en la vida, eso ocurre también en el trabajo. Lo importante es siempre obrar con la mayor honestidad dando cuenta de qué se hará a todos para así no crear confusiones ni rencores tanto hacia el líder así como entre los compañeros. Ayuda mucho poder consultar a personas que se encuentren igualmente en situación de liderazgo, así como rodearse de personas de confianza (sin preferencias ni favoritismos) y pedir algún consejo. Incluso el mismo equipo debería encontrarse enterado de algún cambio venidero, sobre todo si este cambio los perjudicara en algún grado.

Consciencia de una decisión: comprometerse con los compromisos

La integridad es la cualidad más valiosa y respetada de un líder. Cumple siempre tu palabra.
Brian Tracy
(1944-) Empresario y Escritor motivacional canadiense

La congruencia es un punto importante para generar credibilidad y confianza por parte de quienes acompañan al líder, ya que lo óptimo es que el colaborador se acerque al líder sin miedo, procurando siempre ser abierto a conversar con su superior. Sin embargo esto no ocurre por miedo, y aquel miedo en mucha medida es por la visión que tenemos del líder y de cómo este se comporta desde su sitial de poder. El líder debe propiciar la confianza y credibilidad suficientes para su equipo siempre cumpliendo sus promesas: el primer compromiso de un líder no se hace con el trabajo, sino con el equipo que lidera, pues es, por medio del equipo, que el trabajo se hace. 

Nunca prometas lo que no estes dispuesto a cumplir”, de seguro hemos escuchado esto en más de una ocasión. Y es cierto. Los compromisos no se hacen con otras personas únicamente, sino con nosotros mismos, puesto que cuando faltamos a un compromiso faltamos a la verdad de lo que somos y de cómo nos perciben, incluso aunque no se haya podido prever. Cuando no cumplimos algo a sabiendas que no lo haremos, parte de nuestra integridad se difumina, nos volvemos grises y poco creíbles, porque nuestra palabra se ve empañada. Veámoslo del siguiente modo: cuando una persona cuenta con nosotros para algo, esa personaconfía en nosotros de manera que arrojamos luz en la oscuridad de su problema. Si rompemos unilateralmente el acuerdo, el problema de la otra persona se vuelve más grande porque nosotros terminamos siendo el problema. 

Quien se compromete y cumple, crece; ya que toma la decisión de evaluar y hacer. Hacer una promesa estableciendo metas, ser fiel a nosotros mismos. La fuerza de carácter de un líder es clave. No se es un buen líder quien eleva las expectativas sin garantizarlo. Prometer algo y no cumplirlo tiene un sabor imperecedero a traición. ¿No se sentiría de esa manera si un jefe te promete un ascenso y en lugar de cumplirlo, asciende a otro? Un líder debe conocerse y conocer la situacion para saber qué puede prometer o no; sin embargo cuando hablamos de conocerse no atañe exclusivamente a conocer su capacidad práctica para promover a un colaborador o darle un ascenso si es eso, enhorabuena, se encuentra dentro de su jurisdicción, sino más bien, se enfoca en conocerse profundamente a sí mismo. Hay líderes que no saben decir que no y eso trae tarde o temprano problemas porque, lo quiera o no, en algún momento se pisará la cola con algo que le prometió a uno y que no cumplió. El martillo caerá tarde o temprano.

El sonido del martillo: autoridad dosificada

La integridad sin conocimiento es débil e inútil, y el conocimiento sin integridad peligroso y terrible.
Samuel Johnson
(1709-1784) Poeta, Ensayista y Crítico literario inglés
El poder es bien tenido cuando el poderoso es más amado que temido.
Adelardo López de Ayala
(1828-1879) Dramaturgo y Político español

Antes de todo, el lider debe promover confianza, cercanía y comprensión. Los favoritismos son nocivos en cualquier ambiente de trabajo, porque refuerzan el descrédito por parte de los demás al punto de segmentar grupos y generar tensiones. La balanza de la confianza es la justicia y la equidad. Existe quienes inclinan su balanza hacia aquellos que les rinden culto ciego y aplauden cada cosa que hace: esos no son más que lacayos que terminarán más tarde por sacarle los ojos cuando menos lo espere. Un líder debe ver siempre las debilidades de los demás con compasión, comprendiendo el porqué, de estas y canalizando su energía a mejorar esas incapacidades que, si obra bien y en consecuencia, más tarde verá reflejadas en fortalezas.

Ser criterioso implica no hacer leña del árbol caído, pero tampoco tumbarlo uno mismo. Desgraciadamente existen jefes (no líderes) que tienden a enrostrar su poder y se ensañan con sus colaboradores en lugar de verlos como eslabones valiosos para el trabajo efectivo, además del trabajo humano. 

La prudencia y humildad engrandecen al líder

Es absurdo que un hombre pueda gobernar a otros, si no sabe gobernarse a sí mismo.
Proverbio latino

El autodominio y la prudencia son parte de una misma cosa cuando hablamos sobre la integridad de un líder, pues, a falta de ellas, se pervierte o exacerba la imagen que se dará a los demás. Se pervierte porque la falta de dominio, el arrebato o la incapacidad para sobrellevar las dificultades harán del líder por más bueno que sea, un fastidio ante los demás; primero sentirán miedo hacia él, para seguidamente, lo visualizarlo como un histérico incompetente. 

Un líder debe ser categórico cuando la situación lo amerita, pero también debe contar con el criterio suficiente para tranzar cuando la situación lo exige. Todas las personas nos equivocamos, pero puede resultar nefasto cuando un líder piensa que él no. El líder es un espejo social que tiene ver a los demás en él mismo: el líder jamás es distinto al resto, su ostentación de poder es estúpida si no puede usarla para mejorar su trabajo personal y laboral ayudando a los demás. 

Por otra parte, que un líder deba tener una conducta o proceder irreprochable no quiere decir que un líder no tenga altibajos, que no se frustre, que no tenga miedo o que ante ciertas instancias que lo sobrepasen no desee escapar… pero nunca debe ser un cretino con quienes le rodean. El líder íntegro es capaz de admitir frente a otros cuando comete un error, corregirlo rápidamente y aprender de él. Aprender de un error es, finalmente, motivo de agradecimiento con tal de volver a cometerlos a futuro. Un líder sin humildad en su soberbia siempre se encontrará culpando al resto. No hay puntos intermedios en esto.

Ser humildes nos invita a ser más receptivos, pero no más defensivos, pues estar a la defensiva restringe nuestra rango de acción. Un mal líder que carece de humildad resulta ser una persona insegura que tiende a aislarse. 

La máxima de un líder debe ser siempre aprender de sí mismo y de los demás. Pues el pero error que puede cometer es marginar su propio aprendizaje por falta de modestia. Si bien la perfección es y será siendo siempre un horizonte de expectativas; no obstante, en muchos casos un líder debe remar lento sabiendo que avanza poco, pero que avanza; capacitarse constantemente, sabiendo que «no lo sabe todo». Envanecerse en el orgullo jamás podrá ser una solución. 

Por otra parte, en caso de equivocaciones siempre se debe rectificar de inmediato lo sucedido, pues de eso depende la estabilidad social de todos a su alrededor. Los chismes vuelan porque pesan menos que las buenas acciones. Nunca las buenas nuevas sobre alguien se propagan igual que sus defectos. Si el líder no es capaz de enmendar su error a tiempo, se arriesga a perder respeto e influencia. 

No hay nada peor que el orgullo mal fundado y aún peor, ese orgullo que deviene en terca e inconducente soberbia  plantando una muralla para con los demás a modo de resguardo o falsa justificación por tener distancia. 

Un líder se equivocará tarde o temprano, pero también debe estar conciente de ello. Cuando esto ocurra y si en el intertando se daño a alguien, con humildad debe disculparse y rectificarlo cuanto antes: el líder es humano, y por lo tanto no es perfecto. Pedir disculpas cuando se debe hace que los demás lo perciban como alguien creíble y cercano.

Moraleja: la humildad y la prudencia es un baluarte para el líder; la soberbia no hace más que restringir la capacidad de aprendizaje, anulando al otro. Continuar con esa práctica no tan sólo garantiza el fracaso social, sino el empobrecimiento personal.

La necesidad del líder: formar más líderes

Un gran líder no necesariamente es quien hace grandes cosas. Es la persona que logra que otros las hagan.
Ronald Reagan
(1911-2004) Político y ex presidente de los estados unidos
La función del liderazgo es producir más líderes, no más seguidores.
Ralph Nader
(1934-) Abogado, activista y líder político estadounidense

Un buen líder es alguien que se encuentra consciente de su rol e influencia, pero también de que su presencia debe ser un aporte para los demás. Mientras más des, más recibirás. Pues siendo de utilidad para los demás todo se devolverá cuando menos se espere. No se trata de una visión mística, sino más bien de una visión basada en la experiencia. Un consejo o una palabra de aliento puede hacer la diferencia en la vida de una persona. Esfuérzate en ayudar a los que se encuentran cerca de ti, ya que esto irá en beneficio directo de ambas partes, pero también del equipo procurando un ambiente de trabajo y compañerismo alcanzando metas comunes.

Reúnete de buenas personas, aflorando en ellas capacidades que te hagan hacerte sentir comprendido cuando las cosas no vayan bien según lo previsto. Esto no busca ser una justificación posible, sino más bien, un bálsamo para cuando las cosas se vuelven difíciles. No es bueno aislarse. Un buen líder permite que las demás personas lo conozcan, esto no es motivo de no proyectar inseguridades. Si bien un líder no debería demostrar inseguridades, un líder muchas veces no sabe qué hacer y aunque el equipo pueda saberlo, debe ser integro.

Muéstrate accesible y agradece a tu equipo en las buenas y en las malas. Te sugerimos a continuación el siguiente artículo.

Te va a Interesar

Un líder es como un director de orquesta quien pretende que su orquesta suene bien. El director no debe buscar fama, eso es algo que inevitablemente se dará después, siempre y cuando su equipo se encuentre integrado y sus labores sean congruentes. Un líder debe buscar que sus elementos se encuentren combinados a la perfección. Un líder no necesariamente es el más hábil. Un líder puede ser el más hábil para que la orquesta mejore, no buscando por egoísmo su bienestar o fama. El ego es el peor consejero para un líder, porque sólo restará su liderazgo.

Llamar la atención es una cosa, pero humillar a las personas frente a los demás es inaudito. Un buen líder corrige en privado. Ser criterioso y consecuente puede balancear los defectos y virtudes de un equipo sacando lo mejor de cada uno de ellos al tiempo que se brinda seguridad y apoyo genuino.

Escrito por Nuevo Gigante

Somos una comunidad proactiva dedicada al crecimiento y desarrollo personal y profesional. Nos dedicamos a mejorar integralmente lo que somos por medio de lo que pensamos y hacemos. Bienvenidxs.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

La importancia de callar: un árbol que crece en silencio

Ir «dos pasos adelante para prevenir: la anticipación del líder