en , ,

AngryAngry LOLLOL OMGOMG

La Nomofobia: ¿Nos hemos convertido en «prisioneros» de los dispositivos móviles?

Es imposible negar el influjo que tiene sobre nosotros la tecnología y las redes. Sin embargo, ¿Cuándo esto se comienza a volverse un problema? ¿Sabes qué es la Nomofobia? Sigue leyendo…

Para nadie es un misterio que los dispositivos móviles llegaron para quedarse, tampoco que son útiles de diversas formas en nuestro diario vivir, ya sea en ámbitos personales como laborales; sin embargo, ¿qué ocurre cuando no somos capaces de utilizarlos de la manera correcta? es decir, entendiéndolos como una ventaja moderna que nos interconecte con los demás, sabiendo que están a nuestra disposición y no a la inversa. ¿Qué ocurre cuando son estos dispositivos los que parecieran usarnos a nosotros? ¿Miedo a no estar conectados? ¿Has sentido angustia alguna vez por dejarte el móvil en casa o quizá, a no ver los mensajes de tanto en tanto? Esto que pareciera tan común y por lo tanto, tan naturalizado, tiene un nombre: «Nomofobia». Si algo de esto te ha pasado o te has sentido ansioso o ansiosa al respecto… Sigue leyendo. 

La Nomofobia, un fenómeno social de hoy

Los celulares ayudan a estar conectados a los que están a distancia. Los celulares permiten a los que se conectan… mantenerse a distancia.
Zygmunt Bauman
(1925-2017) Sociólogo, Filósofo y ensayista polaco-británico

El término Nomofobia procede de las unión de las palabras «no-mobile-phone-phobia». Y como ya sabemos las fobias son, de una u otra manera, una manifestación de conflictos internos. Según datos del Instituto Nacional de Estadistica revelan que el 96% de las familias cuentan con al menos un teléfono móvil, y que cerca del 77% de quienes acceden a internet lo hacen mediante un dispositivo móvil. Estas cifras que bien es sabido, van en aumento, no hacen más que reflejar la importancia de la comunicación en un entorno digital que convive con nosotros y nosotros con él, augurando un futuro potencialmente adictivo. El problema surge cuando los dispositivos dejan de sernos útiles en materia conductual pasando a ser elementos que nos mantienen prisioneros y pendientes de ellos creando consigo ansiedad y angustia. 

Las estadísticas muestran que un usuario promedio utiliza su teléfono alrededor de 35 veces al día y que el 58% de los hombres, así como el 48% de las mujeres sienten horror de salir a la callle sin su teléfono móvil. Ni hablar de no tenerlo durante un día completo. ¿Pero este deber que casi es obligación voluntaria por tener el teléfono consigo a todas horas, de dónde proviene? Si bien, estar localizables y disponer de todas las comodidades que un dispositivo móvil puede brindar, no termina por ser una justificación definitiva ni un argumento que convezca a alguien. Detrás hay algo más. Actualmente la Nomofobia no es considerada una patalogía o un trastorno del comportamiento, no obstante, no se desmiente que no pueda llegar a ocasionar problemas de este tipo en el futuro.

 

Conexión social online: ¿desconexión con uno mismo?

El futuro de la tecnología amenaza destruir todo lo que es humano en el hombre, pero la tecnología no alcanza a la locura, y en ella es donde lo humano del hombre se refugia.
Clarice Lispector
(1920-1977) Pintora y Escritora ucraniana-brasileña

¿Pero, de dónde reside este deseo cotidiano y obsesivo por encontrarnos «conectados» todo el tiempo? ¿Es que acaso radica en una falta de individualidad y mundo interior? 

No es de extrañar que la proliferación de las redes sociales inauguran una forma de relación interpersonal que antes no se conocía: plataformas destinadas a interconectarnos con personas a lo largo del mundo, aplicaciones móviles que tienen por objeto hacer que expandamos nuestra vida social, y un largo, largo etcétera que crece al tiempo que crecen las necesidades. Sin embargo, ¿cuántas de esas personas que tenemos en nuestras redes sociales conocemos realmente, o hemos siquiera, tomado un café con la mitad de ellas o quizá hablado sobre asuntos «medianamente importantes»?

Hoy en día se puede encontrar pareja por medio de aplicaciones que filtran a la población de acuerdos a nuestros gustos e intereses. Sencillamente genial. Sin emabrgo lo curioso, y hasta tragicómico, es que se puede comenzar una nueva relación por medio de Whatsapp y terminarla por la misma aplicación.  

Este escenario que en un comienzo se orquestó con el propósito de sernos de utilidad ha terminado por desdibujar los límites de nuestro sensibilidad, eso es lo realmente trágico. Estar en el mundo electrónico o no estarlo se ha convertido en sinónimo de «existir o no existir». 

La Nomofobia en 7 puntos: reconociendo el problema

Es claro que los dispositivos móviles son una herramienta imponderable en el mundo de hoy, en el cual se nos pide que estemos siempre «online», no tan sólo en el terreno personal, sino también en el laboral. Sin embargo, cuando esta herramienta que debiera ir en ayuda de nuestra calidad de vida, termina convirtiéndose en una traba, debemos advertir a tiempo aquellos síntomas que deterioran nuestro juicio y estabilidad psico-emocional. A continuación te decimos los síntomas más importantes.

1.- Puede que me necesiten
  • Muchas personas tienden frecuentemente y sin razón evidente a mirar su móvil a cada momento pensando que pudieron haber recibido un mensaje  que no hayan visto. Eso genera ansiedad y una falta de atención con lo que se está haciendo en el momento presente. ¡Tranquilízate! Si no eres cirujano cardíaco posiblemente no haya problema con que contestes 15 o 20 minutos más tarde. 
2.- ¿Y tenemos que ir?
  • Es común que exista ansiedad y hasta angustia de ir a un lugar en el cual la cobertura falle o, peor aún, que sea inexistente. ¡Horror! 
    ¿Sientes que realmente se justifica privarse de un buen lugar, quizá en el bosque o en la montaña sólo por no poder estar sin tu móvil a mano?Intenta darle sentido al momento y lugar presente en el cual te encuentres. El móvil no te lo podrás llevar a la tumba.
3.- Solo 5 minutitos más
  • Definitivamente esto no es bueno, pero sin duda todos hemos caído en ello: restar horas invaluables de sueño durante la noche por estar en redes socialeso con el móvil en la mano viendo videos. En muchos casos ocurre que tras una cansadora jornada lo único que deseamos es llegar a nuestros hogares y desparramarnos en la cama hasta el otro día. Pero eso no ocurre… Al día siguiente nos sentimos débiles y somnolientos, erráticos y de mal genio. Cuando debas ir a dormir programa el teléfono hasta una cierta hora y luego de que suene la alarma, apágalo. O mejor aún, no programes nada y sólo lánzalo lejos. Tú, así como las personas que estarán al día siguiente junto a ti, te lo agradecerán.
4.- ¿Dónde está el enchufe?
  • Este es un clásico: llegar a un lugar y revisar de arriba a abajo las paredes en busca de un enchufe por si el móvil se descarga. Los más osados cuentan con cargadores externos que tratan como a sus ángeles de la guarda. En cualquier caso, ¿es realmente necesario que se genere esa clase de ansiedad? Es normal que un aparato electrónico se descargue. Tendrá que pasar en algún momento. Si es realmente necesario, avisa a aquellas personas con las que hablas que tu móvil se descargará. Fin del asunto.
5.- ¿Ansiedad, ahogo, angustia?
  • Esto definitivamente pasa, y seguido… y es más serio. Si sientes desesperación y estando en otro lugar y lo único que deseas es irte a tu casa a cargar el teléfono por si alguien te habla; definitivamente el problema va en aumento y debes procurar atenderlo a tiempo. Entre las palpitaciones y la ansiedad pregúntate: qué es lo que siento en este instante y cuál es la «razón real» de esto que siento ¿Me siento así porque de verdad la situación lo amerita? ¿Espero acaso una noticia muy importante que no puede esperar bajo ningún punto o es tan sólo ansiedad no que no puedo justificar? Lo importante siempre en los casos de ansiedad es preguntarse qué es lo que detona en verdad aquello. Si no somos concientes del problema y sus causas, jamás podremos revertirlo.
6.- ¿Qué? No estaba poniendo atención
  • Habemos personas distraídas por naturaleza, pero cuando es el móvil, un objeto inanimado (cuando vibra no cuenta) el que demanda nuestra atención como si se tratara de una persona, en no pocos casos termina por arruinarnos los momentos. Imagina que estás en una cita, en un concierto o en un lugar al que, con todas tus fuerzas quisiste siempre asistir, pero el móvil se roba tu atención… Moraleja: no dejes que el móvil, ese objeto inanimado, boicotee tus momentos, porque puede que estos no se repitan. Muchos momentos, sencillamente no vuelven; es más, ninguno es igual al que ya pasó.
7.- No, no quiero salir
  • Es sabido que por múltiples razones se puede querer salir o no al exterior, una de ellas es que nos sentimos seguros estando dentro de nuestra zona de confort; sin embargo, si nuestra zona de confort es nuestro teléfono y eso perjudica las relaciones interpersonales con personas de carne y hueso no siendo capaces de afrontar una conversación a la cara, debemos advertirlo.

Te va a Interesar

El fin de los dispositivos móviles es acercarnos a las personas, a los contenidos, haciendo de ellos una herramienta que mejore nuestra calidad de vida y la calidad de vida de quienes nos rodean. No puede, bajo ningún punto, ser un móvil algo que reglamente nuestro juicio y emociones. Entender esto puede que en teoría resulte fácil, pero llevarlo a la práctica puede llegar a ser todo un caos. Te recomendamos reconectar contigo haciendo cosas que sean para tí y no para otros. Muchas veces solemos estar ansiosos por los «likes» y/o comentarios ajenos, en lugar de privilegiar y favorecer la percepción que tenemos de nosotros. Salir a caminar, hacer ejercicio, ver una película, leer un libro, bien pueden ser actividades en las que no usemos el móvil y estemos constantemente presos de estímulos externos. Conectarnos con nosotros es una forma de entendernos, de cultivarnos y sanarnos. Te invitamos a darte una vuelta por nuestros artículos de Autoayuda y Desarrollo Personal y Minfulness, los que sin duda te serán de utilidad.

Escrito por Nuevo Gigante

Somos una comunidad proactiva dedicada al crecimiento y desarrollo personal y profesional. Nos dedicamos a mejorar integralmente lo que somos por medio de lo que pensamos y hacemos. Bienvenidxs.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

La importancia del juego en el desarrollo cognitivo infantil

¿Qué es Mindfulness y cuáles son sus beneficios? Reforzando nuestro autocuidado y amor propio…